Ser un buen docente

Hasta ahora siempre se ha hablado sobre cómo hacer para que las clases sean interesantes y provechosas.

En resumen, para que podáis compartir vuestros conocimientos de la mejor forma posible. Hoy vamos a hablaros de lo contrario, de lo que no debéis hacer nunca si queréis que vuestras clases sean interesantes y provechosas. Y además, seréis recordados como unos buenos profesores. Se trata de una serie de puntos que debéis evitar si no queréis echar por tierra todo vuestro esfuerzo.

Crear expectativas demasiado elevadas. Tus alumnos deben ser conscientes en todo momento de lo que van a aprender y qué nivel de conocimientos alcanzarán. Si no gestionas bien sus expectativas, se sentiran defraudados y perderás futuros alumnos y recomendaciones.
Aparentar una mayor formación o esperiencia de la que tienes en realidad. Vamos, lo que viene siendo mentir. Si crees que tu formación o tu experiencia no son suficientes, simplemente, no impartas clases. O busca un campo en el que sí tengas los conocimientos o la experiencia necesaria.
Durante el desarrollo de la clase, si no estás seguro de un dato o no sabes algo, recónocelo. No te lo inventes. Dile a tus aumnos que buscarás la información y se la pasarás más adelante. O mejor aún. Si puedes buscarla en directo, adelante.
Utilizar materiales de terceros sin atribuciones. No pasa nada por utilizar materiales de otras personas, pero siempre indícalo claramente para que tus aumnos puedan profundizar por su cuenta.
Perder el tiempo contando batallitas. Esto es algo bastante típico cuando comienzas a dar clases. Utilizas ejemplos personales… que acaban derivando en batallitas que no aportan nada y sólo sirven para perder tiempo. Utiliza ejemplos propios si quieres, pero limítate a lo importante.
No ofrecer a tus alumnos una vía de comunicación abierta tras las clases. Puedes sentirte tentado a pensar que ya han terminado tus servicios y no te apetece dar clases extra sin cobrar. Y en parte es cierto. Pero piensa también que si te ofreces a resover dudas a posteriori, conseguiras fidelizar a tus alumnos y ofrecerás más confianza a tus futuros pupilos.
No hagas diferencias en el trato con tus alumnos. Aunque no soportes a uno de ellos, trátalo igual. Mientras estés dando la clase eres un profesional y tu actuación también debe serlo.
En el listado de más arriba no hemos incluido algunas recomendaciones que, por obvias, suenan casi ridículas. ¿O tenemos que recordaros que vayáis aseado, seáis educados y utilicéis un lenguaje correcto?

Estoy convencido de que vosotros tenéis alguna recomendación sobre lo que NO hay que hacer a la hora de dar clases. ¿Las compartís con nosotros?

Anuncios

Acerca de SILOGIA ORIENTA

Este centro surge de la necesidad que tiene el alumnado de un apoyo continuo. Lo más importante para nosotros es tú futuro y adaptaremos nuestros horarios a tus necesidades.
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s